jueves, 10 de noviembre de 2011

MIRIAN

Julio Trebollé dice en su informe, en la página 2 sobre la onomástica hebrea que el nombre de Miriam, corresponde a otro personaje bíblico como es la hermana de Moises y de Aarón. 
Dr. Julio Trebollé:
Tema: Palabras hebreas.Registro de entrada: 24 de noviembre de 2008
http://www.alava.net/publicar/Informes/Veleia_Inf_13.pdf


Como es sabido la madre de Jesús de Nazaret aparece en Iruña siempre en con el nombre de Mirian . Veamos lo que dice un autor como Meier, John P.(2000). Lo que no se ha evaluado al hacer estás críticas es la importancia de Samuel, personaje y nombre que aparece en muchos grafitos de Iruña, de origen judío o judio-cristiano y que condiciona todo el enfoque que podamos dar a los grafitos con esa temática:

“El nombre de Jesús de Nazaret puede significa algo distinto dentro del contexto de la galilea del siglo I. probablemente no es casualidad que todos los parientes de Jesús lleven, como él mismo, nombres que recuerdan a los patriarcas, el éxodo de Egipto y la entrada en la tierra prometida. Su padre putativo se llamaba José, nombre de uno de los doce hijos de Jacob/Israel y progenitor, a través de Efraín y Manasés, de dos de las 12 tribus. Su madre era María, en hebreo Miryam, nombre de la hermana de Moisés. Sus cuatro hermanos, Santiago, José,Simón y Judas llevaban el nombre del patriarca que engendró los doce hijos/tibus de Israel (Santiago= Jacob) y de tres de esos doce hijos (José, Simón= Simeón, y Judas=Judá).

Puede que nosotros no encontremos eso extraño: pero, durante la mayor pare del período veterotestamentario, los israelitas no recibieron los nombres de los grandes patriarcas mencionados en los libros del Génesis y del Éxodo. Al parecer, empezó a producirse un cambio después del exilio y se aceleró por el tiempo de la rebelión de los Macabeos contra el monarca seléucida Antíoco IV Epífanes (reinante entre 175 y 164/163 a. C.), qué trató de imponer la cultura helenística a los judíos de Palestina y de suprimir sus costumbres religiosas y étnicas. La política de Antíoco resultó contraproducente. Aunque algunos grupos urbanos ya atraídos por los usos helenísticos apoyaron la “reforma” de Antíoco, muchos judíos de Palestina –especialmente de pequeñas ciudades y de zonas rurales-reaccionaron contra la persecución seléucida con un arrebato de sentimiento nacionalista y religioso. Puede ser sobre en esta época cuando se hizo cada vez más común la costumbre de poner a los niños los nombres de los grandes héroes del pasado.
La costumbre debió de tocar una cuerda especialmente sensible en Galilea. Allí, durante siglos, el judaísmo había tenido que mantener una estrecha convivencia con la influencia pagana, y sólo tras las victorias de los Macabeos pudo imponerse de nuevo una vigorosa presencia judía en la “Galilea de los gentiles”. Muy probablemente, por tanto, el hecho de que la familia inmediata de Jesús llevase nombres “patriarcales” y “matriarcales” denota la participación de la misma en ese despertar de la identidad nacional y religiosa judía, una identidad que miaba al idílico pasado de los patriarcas en busca de definición. Quizá no sea demasiado exagerado decir que se encuentra un eco de ese estallido de reafirmación nacional años después, cuando Jesús adulto elige precisamente doce hombres para forma el núcleo de su grupo de discípulos. Probablemente, el número doce intentara evocar la idea de los doce patriarcas, de las doce tribus y, por tanto, la restauración de todo Isarael por Josué/Jesús de Nazaret. ¿Qué hay en un nombre?. Acaso muchas cosas, y no sólo conjeturas sobre etimologías imaginarias.”(subrayado mio)

 Meier, John P.(2000) Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico. Tomo I: las raíces del problema y de la persona. Estella.
pp,221-222.


Por tanto, aún siendo dos personajes distintos, su nombre procede de la hermana de Moises.
Si partimos que Samuel de Iruña era judío, y tal vez esa corriente quería mantener la mayor unión con el nombre de la hermana de Moises que era muy parecido. No olvidemos que él es anterior a finales del siglo II. Y  si pertenecía a los juedeo-cristianos como todo indica, estaría interesado en remarcar ese caracter también judio de la madre de Jesús. Ese seía el factor que determinase la transmisión del nombre.

9 comentarios:

  1. Mirian es el precursor directo de la forma vasca Miren, muy distinta de las otras variantes Europeas (María, Marie, Mary...), de la misma manera que Ludovicus es precursor de Koldobika (Koldo), tan distinto de las variantes vecinas: Luis, Louis, Ludwig, etc.

    Por tanto no sé hasta que punto el argumento "judío" tiene sentido (excepto en el sentido de que todos los cristianos son judíos, cosa palpable sobre todo en la época inicial cuando seguramente el romano medio era incapaz de distinguirlos).

    ResponderEliminar
  2. Si no estoy confundido Miren es un neologismo creado por sabino Arana Goiri dentro de la onomástica vasca. Para ello va a las fuentes del nombre, como es el hebreo y aparece por tanto Miren de su mano, a fines del siglo XIX. Lo que mencionas de Koldo, etc lo miso pero del Alemán o del gótico, eso no lo se concretamente. El caso más paradigmático es Kepa. Su origen es de Kefas, como aparece por ejemplo en la carta a los Gálatas Simón Pedro, o Simón Bar Ionan su nombre en hebreo que aparece en el evangelio de Juan, Simón hijo de Juan.(ha tener en cuenta, uno de los 12, Kefas, el cabeza, con nombre de patriarca).
    Por tanto Miren es de hace dos días como quien dice. Y en el fondo los dos filólogos vascos de la comisión en el fondo tienen eso presente y casi les parece que “el falsificador” en cierta medida caen en ese error. Elespuru dice, por el contrario, de que no ve ningún neologismo (en onomástica y en léxico por su puesto).
    Gracias Maju.

    ResponderEliminar
  3. No tiene ningún arraigo anterior? Es mera erudición creativa por parte de Arana y Elizalde?

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, rectifico la pregunta:
    ¿Sabe alguien por qué pasa del MIriam a MAriam, tambien en GRIEGO?. ¿Hay algún otro caso conocido de MI > MA ??

    (Yo también tengo entendido que esos nombres son neologismos...No sé si de Arana --a quien se le atribuye "casi-todo"--, pero sí neologismos...Lo que, de ser así, tampoco dice nada sobre la transcripción del hebreo-arameo a la lengua X de la época. Transcribirían el sonido. Por ejemplo: football por futbol.)

    ResponderEliminar
  6. Creo que hay que hacer una aclaración sobre la trasmisión del nombre por las diferentes lénguas, con sus características y su ordén cronólogico.Me pondré a ello. para que veais la complejidad, en hebreo es Miryam, con a larga que pronunciada da así: mir/yaam, pues hay dos puntos verticales que según la puntuación masorética(del siglo VIII d.C) de las vocales,hace que la primera sílaba acabé ahí. Por eso se escribe con una Y para mostrar el fonema de la yod posterior. Mir-yaam...Pero lo haré mas detenidamente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Siento desviar tu atención, hator-Ra.
    Creo que no debes de perder tu tiempo. En verdad, la pregunta os la hacía al hilo de aquella obsesión mía: (?)ISCAR(?)

    Si MIRYAM > MARIAM
    Si MIGDAL > MAGDALena
    Entonces...
    MISCARI > MASCARI ????.

    Pero no, no creo que eso sea así.Es un paralelismo muy infantil.
    Porque MIKAEL > no MAKAEL
    Ni MIZRAIM > MASRAIM

    Además, la MI de MIKAEL no tiene nada que "ver" con la MI de MIRYAM...

    ResponderEliminar
  8. Lo del el Miscart es del sector 5. creo que es muy dificil que haya una lista de autores clásicos y de repente aparezca un término semita. Eso es, creo, no se, calzar algo a martillazos. Es cierto que hay muchas raices de palabras semitas que empiezan por MiSK. De ahí se puede coger a discrección para elucubrar, pero por ahora no hay nada satisfactorio. Y no pasa nada, el Descartes es lo que no cuela, y menos que lo haya hecho el director de la excavación, eso ya es de miopía rompetecheana.

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre he pensado que los cultos de diosas mediterráneas, especialmente Stella Maris, la estrella polar (o bien otra estrella de orientación marinera como podría ser Sirio) y un título usado para María en el Cristianismo pero antes al menos para Isis también (no olvidemos que el culto a Isis fue la competencia más longeva que tuvo el Cristianismo/Judaísmo en el entorno cultural greco-romano), es la raíz de María, aunque se funda por analogía con el hebreo Miryam.

    Es un hecho que muchos aspectos del cristianismo son adaptaciones a las concepciones paganas. Es así el culto de los santos, las fechas de casi todas las fiestas, la Trinidad, la supresión de las costumbres kosher (especialmente la circuncisión y el tabú contra el cerdo), símbolos esotéricos como la cruz y sin duda el importantísimo culto a María.

    Además de la hibridación entre Miryam e Isis por su título Stella Maris, ambos personajes mitológicos comparten títulos como Reina de los Cielos, Madre de Dios, etc.

    El Isianismo sobrevivió a las persecuciones cristianas y aún se festejaba en Roma en el siglo V cuando el imperio occidental colapsó, en Egipto aún duró cien años más. Hay quien cree que el carnaval se origina en celebraciones isiacas y no me sorprendería nada que tuviera implicaciones en la religión vasca de las sorginak, donde también encontramos a Mari(s/a) como personaje principal, mezclado con elementos que pueden considerarse dionisíacos quizá.

    Las síntesis y resíntesis que produjeron estas ideas y que se conservaron no sólo en la mitología vasca hasta hace poco sino en lugares tan distantes como India, probablemente son muy antiguas. Pero me supera un poco porque la información de entonces es limitadísima (mayormente arqueológica).

    ResponderEliminar