viernes, 18 de mayo de 2012

Sobre la estabilidad del euskera, ahondando en lo que Silgo dice también. Vennemann: "El euskera es una lengua conservadora; no ha cambiado mucho en 2000 años."



 
Theo Vennemann / GARI GARAIALDE/ ARGAZKI PRESS
Cómo se puede ver son varios los lingüistas que son de esa opinión. Y Silgo nos da la prueba del algodón, cuando en su conferencia hace una comparación en la onomástica Aquitana y el actual euskera y tanto en las aspiraciones como en el léxico las diferencias y cambios en estos 2.000 años son mínimos.
Cómo sabemos, uno de los argumentos para decir o argumentar que las inscripciones en vasco antiguo fuesen falsas es su “supuesta modernidad” o semejanza con el actual. Mientras que eso no extraña, la semejanza, a otros lingüistas. Y la lista de Silgo es demostrativa.



1 comentario:

  1. Eso es una observación importante. Por lo general los lingüístas tienden a imaginar que todas las lenguas cambian tan rápido como las más expansivas (indoeuropeo, afroasiático, sinítico) y no es necesariamente el caso, la verdad. Gran parte de esos cambios se producen por la misma creolización, al aprender los adultos a hablar la lengua lo hacen mal y simplifican mucho, sobre todo en la gramática. Eso se ve muy claro en la transición entre el latín clásico y el vulgar (que ya es una lengua criolla) o en el inglés, que es un criollo del germánico.

    ResponderEliminar