jueves, 22 de marzo de 2012

MIRIAN de Iruña, un paso entre los textos antiguos con MARYAN al MIRYAN de los masoretas de principios de la Edad Media..

“El nombre Miriam, en hebreo Miryam, corresponde a otra figura bíblica, la de la hermana de Moisés.Resulta anacrónico el nombre de Miriam para designar a María.”

                 
Vayamos con el último y más importante punto. En primer lugar habrá que remarcar, siguiendo a Jesús Luzarraga, que el nombre que tanto se le atribuye a la hermana de Moises, en todos los casos, como a María, la madre de jesús de Nazaret, es Maryam, tanto en su variante de escritura hebreo/aramea, como en griego en el Nuevo testamento. En este último no en todos los casos, pero si de una forma destacable este autor indica y hemos visto en otra entrada. Para ahondar en ello dice:
“Mantiene la forma Μαριαμ  para la Madre de Jesús también la primitiva tradición cristiana, como lo registra uniformemente el Protoevaneglio de Santiago (5, 2 etc.) en el s. II. Con la misma forma del nombre semítico Maryam conoce la tradición árabe a la madre de Jesús, como consta en el Corán (S 19, 16.34: ). Y el siríaco no conoce otra forma del nombre sino (Maryam). Incluso el armenio recoge la forma mariam. Tal nombre en su forma griega se conserva también en los siglos II-IV para la Magdalena3; así aparece tanto en su evangelio apócrifo (3.33) como en el Evangelio de Pedro (50) y en copto se registra en el Evangelio de Tomás (99, 19) como ,donde la (= h aspirada) recoge el timbre consonántico de la «y» manteniendo también la sonoridad de la sílaba final.”(subrayado de h-R!)
Luzarraga, J. (2003).p-135


Y ya, como guinda a ello esto aparece cómo en los LXX, la traducción del Antiguo testamento al griego en el siglo III a. C, es la forma utilizada, sin declinación alguna para todos los casos en que aparece la hermana de Moises. Cómo es sabido, la traducción de los LXX es el antiguo testamento utilizado por los cristianos.
Por tanto, si es así y vemos que en el nuevo testamento aparece Mariam, así como para designarle a la hermana de Moisés con ese mismo nombre, por un lado es más que discutible que diferencien a ambos personajes sólo por el nombre. Y por otro lado, los LXX son la primera traducción del hebreo a un lenguaje con vocales, por lo tanto será más discutible que en hebreo sea Miriam en la época que se tradujo al griego.
“Cuando con una tradición formada ya para el 281 a.C. los LXX influenciados por la tradición semítica en las transcripciones de los nombres propios vocalizan el nombre de la hermana de Moisés, siempre lo hacen con Μαριαμ  (cf. et. Ex 6, 20) de modo indeclinable, aunque se use tanto en nominativo como en acusativo e incluso en dativo (Dt 24, 9).
(…)
El que esta pronunciación de LXX se mantenga en el arameo targúmico, que no depende del griego sino de la tradición semítica, evidencia que es en esta cultura donde primero se ha pronunciado Maryam. Es así como se pronunciaba este nombre bíblico tanto en Egipto como en Palestina en los siglos anteriores a la era cristiana,y ciertamente en el s. I a.-d.C.
Luzarraga, J. (2003).p-135-136 (subrayado de h-R!)

Es que la aparición de las vocales en los textos en hebreo, se debe a los Masoretas, a principios de la edad Media.
Hasta hace medio siglo los tipos textuales bíblicos conocidos se reducían a tres: el texto hebreo masorético transmitido por la comunidad judía; el texto griego de LXX que adoptó el cristianismo naciente y que sigue vigente como Biblia oficial de la Iglesia ortodoxa; y el Pentateuco hebreo de los samaritanos conservado en escritura paleohebrea:
El texto masorético en su estructura consonántica fue establecido y fijado por los rabinos a finales del siglo I.d.C., y más tarde vocalizado y puntuado por los masoretas a comienzos de la Edad Media.

Fernández Marcos, Natalio: La biblia griega septuaginta. El Pentateuco. (Introducción).Salamanca. 2008.p-18


Jesús Luzarraga dice sobre el origen del nombre, en donde estaría si es en hebreo miryam. Aquí esta el meollo de la cuestión. Se da miryam>maryam o es en origen maryan>miryam. Cómo decimos los masoretas que ponen las vocales a las consonante hebreas son de los siglos VI-VII:
“Los testigos de la época herodiana, que corresponden a la época de la madre de Jesús, no ofrecen otra pronunciación de su nombre semítico sino la de Maryam. Pero los Masoretas Naqdanim en Palestina durante los siglos VI-VII d.C. vocalizaron el nombre en hebreo como (Miryam). Aunque ninguna transliteración presenta para este nombre una primera sílaba con la vocal «i» (lógicamente tampoco en Μαρια), se puede suscitar la cuestión de si tal pronunciación masorética era la más original del nombre, de modo que el hebreo (Miryam) evolucionara luego al arameo(Maryam) que habría provocado el griego Μαριαμ
Luzarraga, J. (2003).p-139.


Desde luego, las piezas de iruña están a medio camino, pues son de finales del III, una MIRIA, aunque puede ser MARIA, único ejemplar del sondeo 32.
Sondeo 32, UE 32005-C.
 Nº 15923 (superficie interior). MIRIA/AMA/IIT XII
Época romana altoimperial (fines del siglo II-principios III d.C.).

El resto son del sector 6:
- Sector 6, recinto 8, UE 6076
 Nº 13368 (superficie exterior). IIISVS, IOSHII ATA/TA MIRIAN AMA1

Nº 13370 (superficie interior). IIISVS IIT/MIRIAN

Nº 13373. IOSHII GALIMATII(A?)/IIT MIRIAN/VIRGINII/III

Nº 13374. En una de las caras de este ladrillo (también grabado por la otra),
podemos leer IIISUS / YA FIL / MIRIA /IIX VIR

Nº 13385. Grafito grabado en dos de los cantos de un ladrillo. IIISHV/IIT
MIIRIAN M

Cronología: fines del siglo III-inicios del siglo IV d.C.

Como señala el autor al que vamos siguiendo, es a partir del siglo III y sobre todo desde el V, cuando se produce un fenómeno de a>i en el arameo de Palestina, lo que podría explicar el paso de Maryam a miryam. siendo posible el MIRIAN DE IRUÑA.

“Los escribas de Tiberíades estuvieron sometidos en su trabajo a diversas influencias lingüísticas, entre ellas al fenómeno de la disimilación. Este actúa en concreto, cuando la vocal corta en sílaba cerrada átona genera el paso a>i. En arameo esto ocurre esporádicamente, pero como regla no en los nombres maqtal. Sin embargo en el arameo palestinense, que continuaba vigente en la época masorética,durante el siglo III y sobre todo a partir del siglo V se dió un paso de la «a» inacentuada a la «i» de modo que la forma maqtál, que todavía se conservaba al comienzo de la era cristiana, se transformó en miqtál . Esto influyó en el hebreo e igualmente en la vocalización masorética del arameo bíblico, que así se puede decir resiente de hebraísmo tiberiano. Esto determinó el que nombres iniciados con «m», que podían mantener la «a» original, la cambiaran en «i» dialectal.”
Luzarraga, J. (2003).p-140.

No hay comentarios:

Publicar un comentario