domingo, 10 de junio de 2012

La "E" de doble barra; "II". Planteamiento.

El planteamiento de la cuestión lo hace estupendamente Idoia Filloy en su informe sobre los textos en Latín:

II VERSUS E

En los grafitos de Veleia, se emplean ambos tipos de “E”, tanto en esta forma, como en su forma arcaica o, mejor, cursiva, esto es, la compuesta por dos trazos verticales “II”. Ambas aparecen en todos los conjuntos epigráficos en estudio, si bien es mayoritaria la presencia de la “II”.
Velázquez señala la abusiva presencia de la E formada por dos barras (II), entre los grafitos de Veleia. Señala que “es una forma arcaica presente en las inscripciones desde el siglo III a.C. y que poco a poco va cayendo en desuso, sobre todo desde mediados del siglo I y II d.C. Es cierto que su uso permanece en algunos grafitos de tipología similar a los de Veleia, es decir, en instrumenta domestica casi hasta el s.IV. Puede verse conviviendo con la E normal en los grafitos de La Graufesenque, mayoritariamente de época julio-claudia y flavia (por tanto, s. I d.C.) y puede alcanzar cronologías posteriores como se ha indicado. El problema de la E de dos barras (II) en Veleia es que no se corresponde con el resto de tipos de letras que deberían haber aparecido, es decir, en alfabetos de capital rústica antigua de esas épocas que es donde se incardina la pervivencia del uso de esta E (II) o en cursivas antiguas”.

Gorrochategui también señala la abundancia excesiva de la E de dos astas verticales (II), que deriva de la E cursiva, pero dice que es un “rasgo totalmente aislado que no se acompaña de ninguna otra letra cursiva, ni siquiera de letras con rasgos actuarios”.
pp-116-117

No hay comentarios:

Publicar un comentario