jueves, 11 de mayo de 2017

“El más que improbable Virgilio por Vergilius” Así de contundente afirma la doctora Isabel Velázquez

“El más que improbable Virgilio por Vergilius” Así de contundente afirma la doctora Isabel Velázquez para añadir una “sospecha” más al rosario de “evidencias” contra la autenticidad de las piezas encontradas en un yacimiento perfectamente registrado arqueológicamente.
Pero ahora, desde el año 2016 varios autores nos dicen que fue  Poliziano el que recuperó la forma originaria de escribir el nombre de Vergilius. Claro, estamos en el Renacimiento italiano, la búsqueda de las fuentes clásicas, la vuelta a redescubrir las fuentes grecolatinas, los estudios filológicos, el estudio del griego, etc etc. Si, es el Poliziano del renacimiento el que redescubre que se escribía Vergilius y lo pone de nuevo en circulación.

“El más que improbable Virgilio…”. Hace más de 20 años que me interesó la Filosofía de la Ciencia y leí a Popper, T.S. Khun, Feyerabend, Lakatos… De aquellas lecturas una cosa se me quedó grabada. Creo que es Popper el que dice que una hipótesis, teoría o planteamiento científico es de más valor, más irrefutable será  cuanto más improbable sea que se produzca. Si las probabilidades son mínimas y aún así se produce, estamos entonces ante un planteamiento sólidamente establecido. Vaya, y aquí tenemos un “más que improbable Virgilio” que se convierte en un auténtico Virgilio de fines del siglo III si además nos damos cuenta de que es por esas fechas (entre los siglos IV-V) cuando establecen que se pasaría de una forma a otra de escribir . Además de esto, como Idoia dice en su trabajo, aparecen en Iruña las dos formas, algo que no se menciona claro está; Una como VIRGILIO y otra como IIRGILIO, que supondría un [V]IIRGILIO. Contando con ambas formas de escribir justo en el momento en que se está produciendo la deriva. Muy significativo que “convivan” ambas formas a fines del siglo III y con un resultado de 2 a 1 por la forma novedosa. Pero esto mismo se ve en el trabajo de recapitulación de ejemplos epigráficos que Idoia nos muestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario