martes, 20 de marzo de 2012

El nombre de Mariam /Μαριαμ es el más utilizado para designar a la madre de jesús de Nazaret en los evangelios canónicos. Y hay un denodado interés en mostrar el nombre arameo/hebreo en su estado más original posible.

Creo que los puntos más fuertes para poner pegas a esos grafitos lo da Trebolle. Cómo venimos apuntando parece que estamos en un contexto en dónde hay una comunidad cristiana que ha recibido formación o se ha constituido a la sombra de elementos judeocristianos en origen, tal vez en tono a una figura como SAMVIIL, carismática y tal vez, de procedencia palestinense.
Por tanto, el breve pero denso párrafo de Trebolle  será el punto de discusión, que además, enlazará con lo que otros miembros de la Comisión propusieron.
“El nombre de las diversas Marías del Nuevo testamento aparece en griego bajo las formas Maria o Mariam”.

Como sabemos todos, el Nuevo testamento está escrito en griego. Qué por cierto fue la lengua del cristianismo en occidente también hasta el siglo III, como se ve en la tumba de Pedro de Roma con inscripciones en griego o las tumbas de los primeros papas de Roma. Por tanto esa intención de la profesora Velázquez de “acotar” un campo latino, es más que inútil, en un contexto cristiano tan temprano.(1)

Siguiendo con Trebolle; así es aparece ambas formas, Maria o Mariam. Pero hay algo más. Veamos por autores:
Resumen del testo de Jesús Luzarraga.

En Juan, es el más sencillo, no aparece ni una sola vez la madre de Jesús con su nombre.
En Marcos aparece una sola vez su nombe, en genitivo. Μαριαs.
En Mateo, significa la forma Μαριαμ representa para él la forma pura del nombre propio de la madre de Jesús.
Lucas; indiscutiblemente Μαριαμ, quitando en un caso. Además es el que utiliza más este nombre en todo el Nuevo testamento y por diferencia, para nombrar a la madre de Jesús de Nazaret.
Texto:

“I. LA FORMA DEL NOMBRE EN EL SIGLO I
Antes de Jn, todos los evangelistas presentan de alguna forma el nombre propio de la madre de Jesús; pero varían ligeramente en su configuración. Marcos de clara tendencia  grecolatina lo cita sólo 1 vez (Mc 6, 3): en genitivo con la forma Μαριαs,  pero precedida del artículo.
La misma forma se registra 3 veces en Mateo (1, 16.18; 2, 11) donde 1 vez  en acusativo aparece (Mt 1, 20) Μαριαv o, como lo presentan la mayoría de los testigos, Μαριαμ ; el que esta misma forma aparezca también otra vez en nominativo en Mt (13, 55) significa que tal forma representa para él la forma pura del nombre propio de la madre de Jesús. Y así lo confirma quien, recogiendo tradiciones primitivas de la iglesia aramea de Palestina, más se detiene en hablar sobre la madre de Jesús: Lucas. En los Hechos de los Apóstoles la única vez que nombra a «la madre de Jesús» en el contexto de la iglesia apostólica de Jerusalén lo hace en dativo, y también con la forma Μαριαμ  (He 1, 14); y en su Evangelio, si 1 vez (1, 41) hace notar el genitivo con la forma Μαριαs  determinada por el artículo, la mayoría de las veces (11) emplea Μαριαμ tanto para el acusativo (2, 16) como para el nominativo (1, 27.34.38.39.46.56; 2, 19) y el vocativo (1, 30; 2, 34) e incluso para el dativo (2, 5). Esta persistencia lucana en traducir en griego el nombre propio de la madre de Jesús como Μαριαμ  justifica también el preferirla  para el nominativo en Lc 2, 19; pues Μαρια no coincide con el estilo lucano, y tal forma estaría determinada aquí por la presencia antecedente del artículo.”
pág.133-134


Luzarraga, J. (2003). "El Nombre de la Madre de Jesús (Jn 2, 1; 19, 25)". En: Chapa, Juan (ed.). Signum et testimonium. Estudios ofrecidos al Profesor Antonio Garcia-Moreno en su 70 cumpleaños, (pp. 133-150). Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra.

Por tanto podremos decir sin confundirnos que el nombre de Mariam /Μαριαμ es el más utilizado para designar a la madre de Jesús de Nazaret en los evangelios canónicos.
Y no sólo eso, sino que hay un denodado interés en mostrar el nombre arameo/hebreo en su estado más original posible.


(1)Velázquez señala que “la transcripción de nombres de origen bíblico o, si se prefiere, hebraico … corresponden a una fonética castellanizante actual … además de ser contrarios a la tradición latina algunos como Miriam por María, para el nombre de la Virgen

No hay comentarios:

Publicar un comentario